que hacer cuando las cosas no salen como quiero

Qué hacer cuando las cosas no salen como quiero

¿Frustrada? ¿Cabreada? o ¿Triste? cuando las cosas no salen como quieres.

¡Bienvenida al planeta tierra! eso significa que eres un ser vivo, más concretamente un ser humano.

Estoy escribiendo este artículo porque para mí ha habido un antes y un después desde que aplico la estrategia que voy a compartir contigo.

Comenzamos por dos puntos importantes que seguramente ya conoces, pero que te animo a que los leas detenidamente y los hables con otras personas para que no sólo los sepas, sino que formen parte de tus esquemas mentales.


Primer punto:

Las cosas no son como espero que sean, las cosas son como son.

Cada una percibimos la realidad de forma diferente , es decir que ante un mismo hecho lo interpretamos de forma personal dependiendo del color de las gafas con las que miramos cada una.

Si nos quedamos sólo con la forma de mirar subjetiva de cada una y obviamos la objetividad de los hechos no lograremos aceptar la situación tal y como está ocurriendo.

Y si no aceptamos las situación tal cual es, aparecerá el cabreo o la tristeza que si te llevan a la aceptación genial, el problema viene cuando te llevan a una espiral sin fin de la que no aprendes nada y así no lograrás avanzar.

Un ejemplo:

Quiero aprender una nuevo hábito, por ejemplo “Tener una alimentación sana”

Mirada subjetiva: “Debo alimentarme con más frutas y verduras y menos productos procesados y azúcares”

Datos objetivos ( medibles): Todos los días por la noche me como una tableta de chocolate.

En este ejemplo se puede ver claramente que las cosas no son como esperamos que sean, sino que son como son, los datos objetivos son los que nos abren la puerta para poder realizar los cambios que deseamos en nuestra vida.

En los casos más extremos se ve más claramente y es aplicable para todos, una persona adicta al alcohol no logrará dejar esa adicción hasta que no reconozca los hechos objetivos de que bebe todos los días y de que lo necesita, ¿lo ves?

Apuntar los hechos en una libreta es una estupenda forma de poder observarlos tal cual son, aceptar esa realidad puede ser doloroso al principio, pero lo es mucho más vivir en una espiral sin fin de enfado y tristeza.


Segundo punto:

Aceptar no es conformarse

Si crees que para conseguir tus objetivos debes luchar por ellos, lo que vivirás es precisamente eso: una guerra y qué emociones aparecen en la guerra…pues ya sabes ira, tristeza…y demás amigas guerreras.

Hay personas que tienen miedo a aceptar lo que sucede porque piensan que entonces eso significaría conformarse (yo fui una de ellas), pero lo que ocurre es que nunca han sentido la verdadera aceptación de los hechos objetivos que te impulsa hacia delante sin marcha atrás.

De hecho, es la aceptación de los hechos la que te hace salir del conformismo oculto que estás viviendo, te dices a ti misma: “No consigo lo que quiero pero sigo luchando y lucharé lo que haga falta” lo que significa “me conformo con una vida de lucha, en vez de con una vida satisfactoria y feliz”

Este proverbio budista lo expresa claramente: “En verano hace calor y en invierno hace frío”, aceptar este hecho no es conformarse, al contrario…aceptar estos datos medibles te impulsa a no luchar contra lo que ocurre sino a utilizarlo en tu beneficio.

Bien, ya tienes la teoría (conjunto de ideas que aceptas como válidas para ti) pero si te quedas sólo con esto, a la hora de la verdad seguirás cabreándote o poniéndote triste cuando algo no sale como quieres, ¡ahí que pasar a la acción!


Estrategia para aplicar cuando te ocurre algo que no quieres

Esto es lo que me digo cuando sucede algo que no quiero:

¿Qué estoy sintiendo? ¿Esto que estoy sintiendo que me dice de mí? ¿Qué hecho no estoy aceptando?

Y después importantísimo: “bien y con esto que ha pasado (dato objetivo) y lo que he visto de mi…¿qué quiero hacer yo?

Para aprender a hacer esto al principio necesitarás pararte e invertir un tiempo para hacerlo, poco a poco lo vas a ir haciendo más automático, y para cuando te quieras dar cuenta habrás alcanzado tal capacidad de aceptación de la vida que te resultará muy extraño ver cuando otros no lo hacen.

¿Quieres que te acompañe a salir de esa espiral? Si crees que ha llegado el momento de cambiar contacta conmigo para una sesión exploratoria gratuita por skype o telefónica.

¿Alguna aportación? Déjame tus comentarios y dudas aquí abajo y te contestaré encantada; Si te ha parecido útil compártelo con los botones de abajo en las redes sociales. ¡Gracias por estar ahí!

4 comentarios
  1. Ruth
    Ruth Dice:

    ¡Aúpa!
    Complicado Carmen………….¡qué difícil ser objetivo!
    Como siempre……….eres todo optimismo.
    Saludos
    Ruth

    Responder
    • Carmen
      Carmen Dice:

      ¡Gracias Ruth!
      Aprender a vernos a nosotras mismas desde la objetividad es imprescindible para disfrutar de la vida, es un entrenamiento más, igual que para aprender a escribir hemos tenido que escribir, para aprender a vernos desde la objetividad una forma es apuntar todos los días lo que hacemos (hechos) para poder leerlo días después y aceptar los hechos tal cual son para poder avanzar.
      ¡Un abrazo!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.