Si quieres avanzar, crear y disfrutar de tu vida ten muy en cuenta este principio.

¿ALGUNA VEZ TE HAS PILLADO EN ESTO?

Intentar Agradar o complacer a alguien
No saber decir que no
Intentar parecer una persona que no te gusta, porque crees que a los demás si.


Estas actitudes tienen como finalidad gustar a otras personas.

ESTE “QUERER GUSTAR” ESTA DISFRANZANDO ALGUNAS NECESIDADES:

La necesidad de sentirnos queridas,
La necesidad de pertenecer a un grupo
La necesidad de reconocimiento

Estas necesidades son más o menos grandes en cada una de nosotras dependiendo de la “independencia emocional” que tengamos cada una.

SI CONSIGUES:

Amarte a ti misma
Sentir que perteneces al mayor grupo que conocemos (el universo)
Y reconocer todo lo que ya existe en ti.

Entonces “no querer gustar a todos” será un resultado evidente.

Puede que la parte teórica sí que la comprendas, es decir tu sabes que es lógico que no puedes gustar a todo el mundo al igual que no todo el mundo te gusta a ti.
Te imaginas cómo sería un mundo en el que todos nos gustásemos del mismo modo, entonces no existirían las preferencias, ni el poder de elegir.

Nos daría lo mismo estar con una persona que con otra, lo mismo estar en una situación que otra, lo mismo sentir una emoción u otra, lo mismo hacer A o hacer B…

El poder de elegir se nos ha dado para algo, igual que los arboles tienen frutos nosotros tenemos el poder de elegir.

¿Cómo avanzaríamos en la vida si no pudiéramos elegir? yo no lo veo…

Si sabes que no puedes gustar a todos ¿por qué cuesta tanto llevarlo a la práctica diaria?

¡Pues porque esto no se consigue en un día!

Es un camino lleno de aprendizajes, que si lo eliges y transitas por él llegará un momento en el que no gustar a todos lo llevarás del saber al sentir.