nadie puede robarte tu energía

Nadie puede quitarte tu energía

¿Sientes que alguna persona te quita la energía?

Yo misma hace tiempo creía que existían ciertas personas que me robaban la energía.

Cada vez que perdía energía a su lado estaba convencida de que era porque esas personas eran tristes, quejicas, malhumoradas, angustiadas, envidiosas, celosas, violentas, malas personas…en definitiva lo que algunos autores llaman “Gente Tóxica”

Ir con un escudo para defenderte de las llamadas “personas tóxicas” es muy muy cansado y lo principal:

  • Mientras tengas un escudo de defensa, significa que estas en guerra.
  • Si quieres paz en tu vida necesitas darte cuenta de que no necesitas escudo

Lo que te voy a decir ahora es probable que te rompa los esquemas, pero te aseguro que es lo mejor que te puede pasar:

LA GENTE TOXICA NO EXISTE

En mi camino de Empoderamiento Personal un paso de gigante fue darme cuenta de que la gente tóxica no existe.

Al vivir desde la responsabilidad de que lo que siento, pienso y hago son mis propias elecciones, había una idea que chocaba con esto y era la idea de que otros pudieran robarme la energía.

Si yo soy responsable de lo que siento ¿Cómo puedo echarle la culpa a otro de que me robe la energía? no encaja…aquí se cortaba mi libertad interior…algo a lo que no estaba dispuesta.

Tenía que haber otra forma de verlo para poder seguir aumentando mi libertad y así avanzar y disfrutar del estilo de vida que deseaba, y cuando una se hace la pregunta ya no hay vuelta atrás…la respuesta acaba apareciendo.

¡Y apareció! ¡Ajá! De repente pude verlo claro:

NO EXISTEN PERSONAS TOXICAS SINO PERCEPCIONES TOXICAS SOBRE PERSONAS

¡Bendita liberación! Después de darme cuenta de esto, sabía que cuando sentía que alguien me estaba robando la energía, lo que realmente estaba ocurriendo era que yo misma me estaba restando energía pensando y juzgando sobre lo que otra persona decía o hacía.

Eso significaba que yo podía elegir no restarme energía cambiando la percepción que tenía acerca de la otra persona, y no he parado de practicarlo desde que lo sé, es maravilloso vivir sabiendo que todos somos geniales y que en nuestra mano está descubrirlo.

Te voy a revelar un paso muy sencillo para cambiar tu percepción acerca de otra persona para cuando lo necesites:

Imagínate que estas ante esa persona que crees te roba la energía, bien pues ante lo que diga o haga esa persona en tu presencia, este es el pensamiento que te devolverá tu poder sin quitárselo al otro:

LO QUE PIENSA, DICE Y HACE ESTA PERSONA ES SU PERCEPCIÓN, NO LA MÍA

Después de pensar esto, ¡actuarás como tú desees en ese momento y con tú energía intacta!

A muchas de mis clientas de Coaching Personal les sugiero al comienzo del proceso que hagan una lista de las cosas que les dan energía, para comenzar el camino del empoderamiento personal, es una forma de empezar a coger fuerza para después poder darte cuenta de que no son las cosas las que te dan la energía sino cómo tú las percibes.

Yo comencé de esta forma hace 4 años, buscando que es lo que me daba energía y ahora ayudo a otras mujeres en su desarrollo personal hacia una vida empoderada, libre y feliz.

Quiero acompañarte y apoyarte en este camino de diferentes formas, tú eliges cual prefieres ahora:

¿Alguna aportación? Déjame tus comentarios y dudas aquí abajo y te contestaré encantada; Si te ha parecido útil compártelo con los botones de abajo en las redes sociales. ¡Gracias por estar ahí!

2 comentarios
  1. Ruth
    Ruth Dice:

    Aúpa Carmen!
    Como siempre………..tienes razón……….si tú no quieres…….nadie te puede quitar tu energía…………pero qué
    difícil!……….hay que estar ” llena”.
    Gracias
    Salufid
    Ruth

    Responder
    • Carmen
      Carmen Dice:

      ¡Gracias Ruth! tengo una buena noticia para ti, estar “llena” también depende de ti, ¡no es maravilloso!,una forma de empezar a llenarte es realizar actividades que te llenen…y así poco a poco estarás llena de lo que tú elijas.
      Te dejo aquí un antiguo relato Cherokee:
      Un viejo indio decía a su nieto: “Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazón. Uno de los dos es un lobo enojado, violento y vengador. El otro está lleno de amor y compasión.”
      El nieto preguntó: “Abuelo, dime ¿cuál de los dos ganará la pelea en tu corazón?”
      EL abuelo contestó: “Aquel que yo alimente”
      ¡Un abrazo!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.