3 excusas para no lograr lo que quiero

Las 3 excusas que te impiden lograr el cambio que deseas

Cuando quieres lograr un cambio o una mejora en alguna área de tu vida, ¿te pones excusas?

Te cuento un secreto…si te pones excusas no eres consciente de que te las pones.

Me explico:

Cuando nos ponemos una excusa para no hacer lo que realmente queremos hacer, no lo vemos como una excusa lo vemos como un problema que no depende de nosotros y no podemos resolver.

En el momento que eres consciente de que son sólo excusas, entonces ya no puedes hacer cómo que no las has visto y entonces actuarás en consecuencia.

Así que si estas dispuesta a descubrir que detrás de tus excusas lo que hay es “una forma sutíl de negarte a ti misma lo que deseas”, ¡Bienvenida! ¡Sigue leyendo!

Sino es el momento, utiliza esta excusa “no es el momento” para leer otro artículo.

Existen millones de excusas, tantas como nuestra creatividad enfocada a lo que no queremos nos permita, pero existen 3 excusas que se repiten mucho y muy a menudo en todas las personas, son estas 3 excusas de las que escribiré hoy.

Fue Allan Santos, Médico psiquiatra y pediatra y uno de mis profes de Programación Neuro Lingüística, quien me contó cuales eran estas 3 excusas universales que todos utilizamos en algún momento para no hacer lo que realmente queremos hacer, estoy totalmente de acuerdo con él.

A veces utilizamos una de ellas o las tres, depende del reto o  el cambio que estemos valorando.

LAS TRES EXCUSAS MAS UTILIZADAS PARA NO LOGRAR EL CAMBIO QUE DESEAMOS.

 

LOS DEMÁS

Cuando pensamos que no podemos lograr lo que deseamos por los demás, lo que realmente estamos diciendo es:

“Mi vida la dirigen otras personas, les he dado el mando en esta situación y prefiero que esas personas piensen por mi”

Un ejemplo para verlo: “no puedo cambiar a una alimentación más saludable porque mi familia no quiere hacer ese cambio”

¿En serio? puedes utilizar estos pasos para desmontar cualquier excusa referida a los demás:

1º ¡Querer desmontarla! Estar dispuesta a verlo de otra manera, esto es esencial, sin este paso no continúes.

2º Pregúntate: ¿Cómo sé que si mi familia quisiera hacer ese cambio yo lo lograría? ¿Cómo puedo estar segura de que esto es así, sino se ha dado el caso? ¿cómo puedo saber algo que aún no ha pasado?

3º Pregúntate: ¿Quien quiere hacer el cambio? ¿Te dan de comer o tienes la capacidad de elegir lo que introduces en tu boca?

 

EL DINERO

Esta excusa es muy socorrida, le damos al dinero un poder que no tiene, de ahí viene el problema.

El dinero es un medio, un valioso recurso. Y los recursos se crean, se buscan, se encuentran, se descubren.

El poder de decisión lo tienes tú con todos tus recursos, si el poder de decisión lo tiene un recurso en vez de tu persona irás por la vida como un pollo sin cabeza.

Vivir dándole el poder de decisión al recurso del dinero es transferir tu responsabilidad a unos trozos de papel.

Los recursos son eso: RECURSOS y tú creas y gestionas los recursos.

Un ejemplo para verlo: un niño va al cole y le dice a la profe que no ha podido traer el dibujo pintado porque se dejó las pinturas en clase. Ante este suceso puedes verlo como una excusa ya que las pinturas son un recurso que el niño necesitaba para llevar el dibujo pintado y si de verdad quiere hacer el dibujo utilizará su inteligencia para poder adquirir las pinturas (se las pedirá al vecino, volverá al colegio a por ellas…mil opciones) el niño elige la excusa y nosotras siendo adultas y utilizando el dinero en vez de las pinturas también elegimos la excusa.

 

EL TIEMPO

 

La excusa que más solemos oír respecto al tiempo es: ¡No tengo tiempo!

El tiempo es otro recurso y además en este caso un recurso limitado…exactamente de 24 horas diarias para todas las personas.

Jamás el tiempo va a evitar que realicemos el cambio que deseamos porque no tiene capacidad para ello (es sólo un recurso), en cambio somos nosotras quienes gestionamos este valioso recurso.

Así que en vez de excusarnos en el tiempo, lo más inteligente es aprender a gestionarlo en lo que verdaderamente es importante para nosotras y además hacerlo de una forma consciente, eso significa planificar un determinado tiempo al día para planificar qué actividades vas a realizar en ese día y que estas estén en consonancia con el cambio que quiero realizar.


 

Sea cual sea el cambio que quieras alcanzar recuerda que ni el tiempo, ni el dinero, ni los demás tienen la capacidad para negártelo, eres tú quien les estás dando ese poder a través de tus excusas.

¡En tu mano está liberarte y dar pasos hacia ese cambio!

Con mi programa de ACOMPAÑAMIENTO PERSONAL de 1 mes lograrás el cambio que buscas, porque te ayudaré a que veas tus excusas, consigas deshacerlas y te pongas en acción para lograr lo que deseas.

Después de leer esto, ¿Te has dado cuenta de cual es tu excusa favorita? ¿me lo cuentas?.

Si te ha parecido útil este artículo te agradezco que lo compartas en tus redes sociales. ¡Gracias!

Aquí lo tienes en vídeo:

2 comentarios
  1. Magdalena Peral
    Magdalena Peral Dice:

    Hola Carmen!

    Este es el artículo que más me gusta porque llevas toda la razón.
    Aunque algo queramos siempre estamos con las excusas por miedo, en general.

    Creo que aunque haya cosas en contra para que algo consigamos debemos echarnos pa lante e intentarlo porque sólo fracasa quien no actúa ?

    Un placer leerte. Un abrazo sevillano

    Responder
    • Carmen
      Carmen Dice:

      ¡Hola Magda!
      Que razón tienes…debajo de las excusas está nuestro amigo “el miedo”, cuando estoy atenta y le veo venir le pregunto ¿de qué me quiere proteger? y cuando me contesta si no quiero que me proteja le doy las gracias, le digo adiós y yo sigo con lo mío (por si le sirve a alguien más).

      Cosas en contra ( osea cosas que no ocurran como nosotros deseamos) van a existir siempre, está claro que cuando deseamos algo no queremos su contrario, así que sabiendo esto cuando llegue algo en contra podemos decir: ¡Bienvenido, ya contaba contigo!;)

      ¡Un abrazo Magda!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.