Si quieres avanzar en tu vida no te sientas obligada a dar explicaciones de lo que haces y no haces.

  • ¿Te ha pasado alguna vez que te has encontrado con alguien que te ha preguntado motivos de algo y se los has dado sin querer hacerlo?
  • ¿Y encima después te has sentido fatal por no saber reaccionar?
  • ¿Te has sentido invadida y no has sabido que hacer?

El miedo a hacer daño, a preocupar a la otra persona, a parecer antipática, a que desconfíen de nosotras hace que perdamos libertad en nuestras relaciones.

De alguna manera ya sabemos quienes necesitan explicaciones y quienes no, y la palabra clave es “necesitar”.

Cuando necesitas conocer los motivos es que algo te falta y lo buscas en la otra persona, esto puede ser: Confianza o Seguridad.

Si tú no tienes la suficiente seguridad y confianza en ti misma, vas a necesitar razones y motivos para conseguirla.

Así que…aceptar una decisión de alguien sin más te va a traer de cabeza, te vas a sentir inquieta, insegura, preocupada hasta que no encuentres un motivo que te encaje.

La vida es compleja, y las personas también, si continuas necesitando encajar los motivos de los demás con los tuyos, te van a faltar piezas en el puzzle.

Si te ocurre esto estas obviando que las decisiones de otras personas nada tienen que ver contigo, quizás ese es el problema.

Creer que lo que hacen los demás tiene que ver contigo, pensar así, seguirá restando libertad a tu vida.

Cada persona tenemos nuestros propios valores y prioridades y según eso tomamos decisiones.

dar explicaciones a los demás

Claves para dejar de pedir explicaciones y ganar seguridad, confianza y libertad en tu vida:

  1. Saber que las decisiones de otras personas son suyas y nada tienen que ver contigo
  2. Saber que respetar significa aceptar las decisiones de otros (también la decisión de darte explicaciones o no)
  3. Investigar qué cosas dependen exclusivamente de ti y cuales no están al alcance de tu mano.
  4. Pregúntate ¿Para qué necesito saberlo?

Claves para dar explicaciones sólo a quien quieras y cuando quieras:

  1. Dar explicaciones es una elección tuya y de nadie más.
  2. Si la persona que te pide explicación te respeta, aceptará que no se las des y no por eso cambiará la forma de tratarte.
  3. Si la persona insiste e insiste en saber los motivos de tus decisiones, es ella la que tiene un problema de inseguridad, no tu; Ella puede obtener la seguridad de otro sitio, no tiene por qué ser a cambio de que tu hagas algo que no quieres hacer.
  4. Pregúntale ¿Para qué quieres saberlo?

Las relaciones de calidad están basadas en el respeto y la confianza, no en el miedo

Compartir tus motivos cuando quieras te sumará libertad y dar explicaciones por miedo a … te restará libertad, ¿Qué eliges?