como llegar a acuerdos con la pareja

Cómo llegar a acuerdos con la pareja

En la pareja, cómo en cualquier otra relación humana, hay acuerdos y desacuerdos.

Somos personas con diferentes personalidades, diferentes formas de ver el mundo y de vivir en él, así que es lógico que a veces coincidamos y a veces no.

Temas como la educación de los hijos, el dinero, las tareas del hogar o el tiempo libre son áreas cotidianas que pueden convertirse en un campo de batalla o un campo de aprendizaje.

En mi experiencia de 17 años con mi pareja he vivido acuerdos y desacuerdos, y mirando hacia atrás puedo decirte que los mejores acuerdos siempre han seguido el mismo patrón aunque fuese de temas diferentes.

Porque para llegar a acuerdos los temas de conflicto son los de menos, si si…lo que te cuento, puede que te resulte rara está afirmación, pero si pruebas a verlo de este modo tus relaciones con los demás cambiarán, y con la pareja también.

Independientemente del tema del conflicto para llegar a verdaderos acuerdos estos son los puntos que yo practico:

Antes del encuentro (Es la parte más importante):

 

Reflexiona cuáles son tus propuestas y para qué son útiles.

Tómate un tiempo para pensar qué es lo que quieres solucionar y para qué quieres llegar a ese acuerdo.

Para acordar olvídate de tus “porqués” y enfócate en tu “para qué”.

Cuando lo que buscas son razones las encontrarás y el otro tendrá las suyas (y todas son válidas), lo que os ayudará a acordar no son las razones sino la finalidad.

Mantén tu mente Abierta, sin predecir el final del encuentro.

Ten claro que no sabes cuál será el resultado de la conversación, déjate sorprender.

Cuando tu corazón y tu mente se abren para escuchar, jamás sabes qué va a ocurrir.

No vayas con la idea de convencer a tu pareja.

Olvídate de buscar estrategias para convencer en vez de acordar, el resultado de convencer es un frágil acuerdo que acabará rompiéndose porque no es un acuerdo verdadero.

En el encuentro con tu pareja:

 

Escucha verdaderamente al otro (escucha activa)

Esta forma de escuchar es desde el corazón, desde la tranquilidad y la paz interior.

Si estas enfadada o molesta no es momento para llegar a ningún acuerdo.

Elige un momento en el que los dos estéis relajados.

No utilices el intento de acuerdo para gestionar tus emociones, esto es esencial.

Lo que te estoy diciendo es que no esperes al encuentro con tu pareja para gestionar tu frustración, enfado, rabia…, no funciona así.

Llegar a un acuerdo no es lo que te va a traer paz, es al revés desde tu paz llegarás a acuerdos.

Si tu finalidad con ese encuentro es sentirte bien no conseguirás acordar nada fructífero.

Primero es necesario que tú te sientas bien, antes de tratar de acordar con el otro.

Se honesta respecto a lo que piensas y sientes

Cuanto más clarito hables mejor.

¿Qué es hablar claro?

Exponer lo que piensas y sientes acerca del asunto sin rodeos, no le mientas porque cuando le mientes te estás mintiendo a ti misma.

Sólo desde la honestidad es posible el crecimiento, tanto individual como de pareja.

Enfréntate al miedo del dolor.

Si en la conversación llega un momento en el que ves que no estáis llegando a un acuerdo puede que comiences a sentir miedo (a veces disfrazado de rabia o tristeza).

Si es tu caso y te atreves a sentir el dolor de no llegar a acuerdos descubrirás que detrás de ese dolor viene un gran aprendizaje para ti, pero esto no te lo puedo contar con palabras, tendrás que experimentarlo por ti misma.


Gracias a trabajar la responsabilidad consciente cada día me es más sencillo comunicarme con los demás, tanto para llegar a acuerdos como para aceptar los desacuerdos.

Soy responsable de lo que siento y sé que donde hay miedo no hay amor

¿QUIERES CONTINUAR APRENDIENDO? 

¿Alguna aportación? Déjame tus comentarios y dudas aquí abajo y te contestaré encantada; Si te ha parecido útil compártelo con los botones de abajo en las redes sociales. ¡Gracias por estar ahí!

4 comentarios
  1. OLI
    OLI Dice:

    ¡Muchas gracias Carmen!
    En la cercana convivencia con la pareja he aprendido a reconocer y asimilar que mis razones son solo mias y que son el resultado de mi forma de vivir la vida; para mi ahora no existen verdades absolutas, sino solo y nada menos que mi realidad… y este pensamiento me apoya para respetar y aceptar también las realidades de otras personas, aunque no llegue a entenderlas. ¡A mi me gusta mucho aprender, así que estoy muy agradecida por ello!
    Un abrazo

    Responder
    • Carmen
      Carmen Dice:

      ¡Qué sabias palabras Oli! Respetar y aceptar las realidades de otras personas sin necesidad de entenderlas se llama COMPRENSIÓN.
      Un abrazooooooo

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.